Una cuestión de actitud

Por Eduardo Fernández
Director EAI

Estimados padres,
Como siempre, nos es muy grato comunicarnos con ustedes y en esta ocasión, queremos compartir algunas reflexiones sobre los objetivos primarios de nuestro programa educativo.
Es de gran importancia poder contar con su apoyo y consideración, para acompañar el desarrollo emocional e intelectual de sus hijos, en este caso en el ámbito de la Escuela Argentina de Inventores, estimulando su natural curiosidad y creatividad en el tema de la tecnología en general y de los inventos en particular.
Pero más allá de los temas puntuales, de desarmar y armar, crear inventos, presentarlos y compartirlos con sus pares, de participar eventualmente en exposiciones, concursos, notas periodísticas, y ocasionalmente siendo premiados; hay algo que nos interesa mucho más, y que es la base y núcleo de cualquier desarrollo personal sano e integrador. Nos referimos a la actitud que cada uno de nosotros demuestra ante los problemas y dificultades, ante la adversidad, ante las necesidades de quienes nos rodean, y el medio ambiente, sin descuidar las propias emociones y necesidades.
Para nosotros, hay algo mucho más importante que la capacidad específica para inventar, que el talento natural, que la memoria, la inteligencia o los conocimientos que alguien pudiera tener, y ese algo es la sensibilidad hacia los problemas, la curiosidad permanente, la solidaridad, la consideración por el otro, la paciencia, el orden, el respeto, la puntualidad, el buen humor y la cortesía, es decir “una cuestión de actitud”, más que una cuestión de contenidos.
Agrademos en gran medida la confianza que demuestran, al acompañar a sus hijos en la Escuela Argentina de Inventores, y esperamos poder seguir contando con ustedes para que entre todos desarrollemos las mejores actitudes, que le den orden y significado a los mejores contenidos.

“Tu actitud, más que tu aptitud, determinará tu altitud”
Zig Ziglar.