El Ciclo Inventivo

Las distintas etapas del Ciclo Inventivo
En la Escuela Argentina de Inventores creemos en el trabajo serio, sostenido y metódico del inventor profesional. Y si bien no podemos compartir recetas mágicas para tener éxito, sí creemos que hay ciertos pasos que nos aseguran estar haciendo un buen trabajo y minimizar los riesgos.
¿Qué etapas tiene el proceso de inventar? Sin duda la primera es identificar un problema. Algo que nos molesta, que no funciona bien o que resulta peligroso. Porque un problema no es más que una oportunidad. Vale la pena ser observador para poder visualizar esta oportunidad también en la incomodidad de los demás.
Después vienen las ideas. En general suelen ser muchas y variadas. La gran mayoría no tendrán verdadero valor y habrá que descartarlas. Surgen de preguntarse cómo resolver el problema de una manera rápida, simple, barata y segura.
Luego resulta necesaria la planificación. Necesitamos buscar información relacionada con las ideas en las que estamos trabajando. Dibujar y analizar ventajas y desventajas. Diseñar la manera de poner a prueba las distintas hipótesis de trabajo surgidas en la etapa de las ideas, para después realizarlas y poder confirmar cuáles de las ideas preliminares son viables.
Durante las pruebas construimos maquetas y prototipos elementales. Experimentamos y sacamos conclusiones. Hacemos planos o dibujos con mayor grado de detalle.
Finalmente, para alcanzar el final del ciclo, realizamos un prototipo funcional para verificar nuestras conclusiones. Y entonces estamos listos para dos cosas: para defender nuestro proyecto inventivo y para empezar el ciclo de nuevo. ¡Porque el mejor invento es el próximo!